domingo, 18 de febrero de 2018

Bestiario


Bestiario inglés creado en Lincoln O York 1185

sábado, 10 de febrero de 2018

sábado, 20 de enero de 2018

Refugio El Motoco- El Bolsón, Río Negro




Más gatos refugieros para este blog!

viernes, 12 de enero de 2018

Pulula de El Bolsón, Río Negro



Esta gata refugiera del Encanto Blanco vive allí con el refugiero, Bruno

jueves, 4 de enero de 2018

Nuestros gatitos y el destete



Los problemas de conducta son comunes en los gatos domésticos, y el comportamiento problemático puede ser un signo de estrés crónico. En animales de laboratorio, el destete temprano aumenta el riesgo de agresión, ansiedad y comportamiento estereotipado. Sin embargo, muy pocos estudios se han centrado en el destete temprano en una de las mascotas más populares del mundo, el gato doméstico, aunque realizar el destete poco después del periodo crítico de socialización es una práctica común.
Estudiando lo efectos del destete temprano se observó que  los gatos destetados después de las 14 semanas de edad tenían una menor probabilidad de manifestar agresión hacia los extraños que los gatos destetados de forma temprana, y una menor probabilidad de mostrar comportamiento estereotipado (cuidado excesivo) que los gatos destetados a las 12 semanas.
Estos hallazgos sugieren que el destete temprano puede llevar a una disminución del bienestar mental. Como los gatos destetados a las 14-15 semanas de edad tenían un menor riesgo de manifestar un comportamiento estereotipado, el bienestar de los gatos que viven en el hogar se podría mejorar alargando la edad recomendada de destete a las 14 semanas. Esto sería una manera simple y barata de mejorar el bienestar de millones de gatos domésticos.
*Ahola MK1,2,3,4, Vapalahti K1,2,3, Lohi H5,6,7. Early weaning increases aggression and stereotypic behaviour in cats. Sci Rep. 2017 Sep 4;7(1):10412

miércoles, 3 de enero de 2018

Llueven gatos




En la gran isla de Borneo, los gatos comían a las lagartijas, que comían a las cucarachas, y las cucarachas comían a las avispas, que comían a los mosquitos.
El DDT no figuraba en el menú.
A mediados del siglo veinte, la Organización Mundial de la Salud bombardeó la isla con descargas masivas de DDT, para combatir la malaria, y aniquiló los mosquitos y todo lo demás.
Cuando las ratas se enteraron de que también los gatos habían muerto envenenados, invadieron la isla, devoraron los frutos de los campos y propagaron el tifus y otras calamidades.
Ante el imprevisto ataque de las ratas, los expertos de la Organización Mundial de la Salud reunieron su comité de crisis y resolvieron enviar gatos en paracaídas.
En estos días de julio de 1960, decenas de felinos atravesaron el cielo de Borneo.
Los gatos aterrizaron suavemente, ovacionados por los humanos que habían sobrevivido a la ayuda internacional.

Eduardo Galeano