miércoles, 15 de marzo de 2017

Las personas que tienen gatos son más inteligentes



Las personas que tienen gatos suelen ser mas inteligentes que quienes adoptan o conviven con otro tipo de mascotas. Este es el resultado de un estudio que se realizó en Inglaterra en el año 2007 en donde estudiaron a los propietarios de gatos y de perros para llegar a esta conclusión.
En dicho estudio, encontraron que los dueños de gatos tienden a ser más inteligentes y tener niveles de educación terciarios. Tanto en términos de coeficiente intelectual y en el nivel general de educación, las personas que poseen gatos están un paso adelante.
Los investigadores que realizaron el estudio, agregaron que las personas más inteligentes tienden a trabajar más horas, y puesto que los gatos requieren menos atención que los perros son una mejor opción para las personas ocupadas.
El doctor Jane Murray, quien dirigió el estudio, dijo: “No creemos que se asocie este resultado con un nivel económico, fué una de las variables que observamos, y había poca diferencia”.

lunes, 13 de marzo de 2017

Pulula de El Bolsón, provincia de Río Negro



Pulula es la nueva gata refugiera 



del refugio Encanto Blanco


y qué puede hacer una Pulula si no pulular entre las visitas?

sábado, 11 de marzo de 2017

jueves, 23 de febrero de 2017

domingo, 19 de febrero de 2017

Los gatos en el antiguo Egipto


Los gatos han sido los protagonistas de mitos y leyendas de todo el mundo a través de todos los tiempos, un ejemplo simple es la Esfinge egipcia, cuya antigüedad cada vez es mayor a medida que la ciencia avanza en cuanto sus dataciones temporales y sobre la cual se tejen infinidad de historias sobre su origen, comenzando por supuesto por la Atlántida.

Han sido motivo de adoración de distintas culturas, pero la egipcia es realmente fascinante, así como algunos los han adorado otros los han condenado en el mundo de las supersticiones sobre la mala suerte, siendo el gato negro el que se lleva las palmas en este aspecto.

Según se cuenta todo comenzó en el Antiguo Egipto, cuando los egipcios identificaron a los leones que merodeaban alrededor de su tierra con el Sol, creían que a la puesta del sol, su Dios “Ra”, moría para descender al infra-mundo por el Oeste, para renacer de nuevo en el Este, al amanecer.
Por lo tanto durante la noche, “Ra” podría encontrarse en gran peligro, ya que sus enemigos, encabezados por el gran serpiente Apophis no dudarían en tomarlo desprevenido y atacarlo, poniendo así el universo entero en peligro.

Así atribuían a los leones su custodia hasta la puesta del sol, ya que estos podían mantener vivos los rayos solares en sus ojos, ya que para los egipcios, los leones al igual que los felinos domésticos, tienen la propiedad en sus ojos de reflejar luz en la oscuridad, de aquí su relación con “Ra”.

Con ese mismo fuego que emana por sus ojos, los leones podían matar a las serpientes por la noche, por lo cual se colocaban las imágenes o esculturas de ellos a las entradas de los templos para que los protejan de las criaturas de la noche, algo muy común en otras culturas del mundo también.
Desde el antiguo Egipto hasta el Imperio Romano, desde la época medieval hasta la actualidad, y a través de todas las religiones el gato tiene presencia.
En el antiguo Egipto, la imagen del león que fue la mas arraigada en la mente de los egipcios, que construyeron la Esfinge, una enorme efigie del dios Sol, con el cuerpo de un león y la cabeza de un faraón.
También veneraban a la diosa Sekhmet, que con la cabeza de un león y era la diosa de la guerra, que descendió a la tierra para destruir a los enemigos de Ra y era conocido como el Ojo de Ra.

Entre la lista felina, nos encontramos con Mau, una personificación de Ra con forma de gato (Mau es la antigua palabra egipcia para gatos); Tefnut, diosa cuyo nombre significa humedad, con cabeza de un león y representando uno de los símbolos más primigenios de la creación de las fuerzas y Mafdet, una diosa de la protección.

En un hechizo antiguo egipcio que repele serpientes, la protección de Mafdet se invoca con el siguiente conjuro: “O cobra, yo soy la llama que brilla en las cejas de los dioses de la Norma Caos a través de los años”.

En muchas culturas nativas de América los gatos tiene facultades de la vida y la muerte, correspondientes a los de la diosa egipcia Bastet.
Los guerreros llevaban máscaras de gato que participaban en las ceremonias, con la esperanza de que el espíritu de los gatos muertos entren en sus cuerpos y les brindarán las cualidades felinas del sigilo y astucia, para transformase en guerreros invencibles.

En la mitologia egipcia el gato doméstico se encontraba bajo la protección de Bast, que al igual que Sekhmet la hija de Ra, fue la protectora de los gatos, siendo sus dones la alegría y placer.

Su culto se centró en la ciudad de Bubastis (llamada Per-Bast, o Cámara de Bast, de los egipcios), su templo actual. El historiador griego, Herodoto dijo que “no hay templo más hermoso que el de Bubastis” el que también albergaba una necrópolis donde cientos de gatos momificados fueron enterrados.

Se realizaba un festival anual, que parece haber sido uno de los más populares en todo el territorio de Egipto, acompañado por música fuerte y cantos, donde Sekhmet era representada como una mujer con cabeza de gato o como un gato.

Los egipcios consideraban como dos aspectos de la misma fuerza divina a Sekhmet siendo el aspecto violento de lo divino sol, y Bast como el aspecto más suave.

El maquillaje que solían utilizar acentuado características particulares, especialmente los ojos, que les dio un misterioso aire gatuno.
A menudo los niños son consagrados a Bastet, haciendo un corte en su brazo y vertiendo gotas de sangre gato sobre la herida.

Continuando con la fascinante historia de estos místicos animales, que marcaron profundamente las vidas de los antiguos, en Egipto se acostumbraba colocar a los gatos reales femeninos en a ataúdes de mármol, así como las leyes eran tan estrictas respecto de su cuidado, ya que si un hombre mataba a un gato, le correspondía la pena de muerte.

Otro dato curioso que representa la importancia de el gato en la sociedad antigua era, que cuando un gato moría, su dueño en señal de duelo debía afeitarse las cejas.

En la tumba de Tutankamon, la imagen de un sereno “Bast” fue encontrado en un santuario dorado, donde se encontraba el ataúd real.

Uno de los descubridores de la tumba, Lord Carnarvon un filántropo ingles, que financiaba expediciones en Egipto, se dice que se convirtió en un fanático de la egiptología, después de descubrir un gato en un ataúd, lo cual según cuentan lo marcó de por vida, en cuanto a su interés por el misterioso mundo egipcio.

Los gatos egipcios se propagaron desde Egipto al mundo por el aumento en el comercio internacional con el Antiguo Egipto, especialmente por fenicios y romanos, creándose nuevas leyendas sobre ellos en lo países a los cuales arribaban.

Los gatos domésticos en Egipto son todavía muy respetados, dando a comprender su vinculo terrenal con los seres humanos, que perdura a través de los tiempos, mostrándolos como un símbolo de eternidad, algo que los egipcios antiguos, ya sabían y por lo tanto los veneraban.
.
.
.

Cuenta una leyenda que los egipcios perdieron la ciudad de Pelusio (hoy Puerto Saíd) ante los persas porque sostuvieron gatos frente a sus escudos, sabiendo muy bien que los egipcios eran incapaces de lastimar a este animal sagrado. Ante este sacrilegio, los egipcios se rindieron.
Esto demuestra que quien gana una batalla no es el que tiene las mejores armas, sino la mejor información.
Pero además nos da otro ejemplo del respeto que los antiguos egipcios tenían para con los gatos.
.
(La batalla tuvo lugar en el 525 a. C. en el Bajo Egipto, entre el rey persa Cambises II y el faraón de Egipto, Psamético III).