domingo, 16 de julio de 2017

sábado, 1 de julio de 2017

Dulfer de San Carlos de Bariloche



Es el gto refugiero del refugio Cerro Lopez

sábado, 24 de junio de 2017

Gatos medievales


Gatos del bestirio de Aberdeen, creado en Inglaterra en la bilbioteca de la Universidad de Aberdeen

miércoles, 21 de junio de 2017

Fósiles degatos aclaran el camino de su domesticación

El gato ha sido valioso para los humanos por su simbolismo, como agente de control de plagas o animal de compañía, pero poco se sabe de su domesticación. Ahora, el análisis genético de restos fósiles de 200 ejemplares revela que dos linajes independientes participaron en la génesis de los gatos actuales.



Uno de estos linajes proviene de la región de Anatolia y otro de Egipto.

Los resultados de esta investigación se publican en Nature Ecology & Evolution, en un artículo con participación española y para el que se ha logrado reunir un número considerable de restos fósiles -de más de 200 ejemplares- de los últimos 9,000 años, desde la Iberia y Rumanía mesolíticas hasta la Angola del siglo XX.
El análisis del ADN de estos restos -entre los que también hay momias de gatos egipcios- ayuda a describir la propagación de los gatos desde el Neolítico, la contribución de las poblaciones de Oriente Próximo y Egipto al gato doméstico de nuestros días y los orígenes genéticos de algunas libreas de su pelaje.
Los gatos fueron domesticados con posterioridad a los perros, explica a Efe Arturo Morales-Muñiz, director del Laboratorio de Arquezoología de la Universidad Autónoma de Madrid, pero los pormenores de este proceso se conocen mal.
En parte, detalla, porque en los yacimientos hay pocos restos de gatos en general y porque, osteológicamente, las formas silvestres y domésticas son muy parecidas.
Este es el primer estudio con un número importante de restos fósiles, incluido de los yacimientos de Tabernas, Almería, y Cova Fosca, Castellón, y constata que en la domesticación de estos felinos no solo fue importante el linaje procedente de Egipto.
Hasta ahora los investigadores sabían que la domesticación del gato procedía de una única subespecie del gato montés y se pensaba que solo el linaje africano fue domesticado.
La teoría fundamental era que el gato había sido domesticado por los egipcios y este estudio constata que esto fue así, "pero esto es solo parte de la historia", apunta Morales-Muñiz, quien señala que existe un segundo linaje, aparentemente anterior, localizado en Anatolia.
Este estudio apunta que los gatos pudieron ser domesticados hace unos 10,000 años por los primeros agricultores de Oriente y que luego se extendieron a Europa desde hace unos 6,400 años.
El linaje egipcio, por su parte, se extendió a lo largo del Mediterráneo a través de las rutas comerciales de los barcos, hace unos 3,000 años (los investigadores creen que quizás el objetivo era que los gatos mantuvieran bajo control a los roedores en las naves).
Ambos linajes pertenecen a la misma subespecie, pero proceden de clados (ramas) distintos, uno africano y un segundo hasta ahora insospechado, que habitó en Asia.
Otra de las cosas que desvela este trabajo es que no fue hasta la Edad Media cuando apareció la mutación genética responsable de las libreas manchadas características de la mayoría de gatos domesticados.
Este trabajo está liderado por Eva-Maria Geigl, del Centro Nacional francés para la Investigación Científica, y por parte española participa también Laura Llorente, actualmente becaria Marie Curie en la Universidad de York (Reino Unido), algunas de cuyas muestras aportaron las primeras evidencias sobre la coloración del pelaje de los gatos ibéricos.
"Han corrido ríos de tinta sobre la domesticación de los gatos, pero buena parte de estos datos son especulaciones", apunta Morales-Muñiz, para quien este trabajo es importante pero aún queda por hacer.

lunes, 19 de junio de 2017

El ronroneo de los gatos

Los gatitos son capaces de ronronear a partir de los 2 días de edad, incluso antes de abrir los ojos, e inicialmente, es un modo de comunicación entre la madre y los cachorros.
Los gatos adultos ronronean cuando están contentos o cuando se alegran de ver a sus “amigos” humanos y/o felinos, aunque también pueden ronronear en otras situaciones, como por ejemplo, cuando tienen hambre, como forma de llamar la atención.
También usan el ronroneo cuando se encuentran enfermos o están en apuros. Este tipo de ronroneo de angustia, se observa cuando el gato está sometido a una situación estresante. Es fácil encontrar gatos ronroneando en la sala de espera de la consulta veterinaria como forma de autotranquilizarse.
Actualmente se sabe que el ronroneo no es únicamente un sonido de satisfacción. Se ha comprobado que los gatos ronronean cuando están heridos o enfermos, al dar a luz, cuando están asustados e incluso en el momento de la muerte.

¿Cuándo ronronean los gatos?

Los gatitos de pocos días de vida, aún sordos, ciegos y con una capacidad olfatoria limitada, son capaces de guiarse hacia la madre mediante las vibraciones del ronroneo materno.
Se piensa que esta conducta es útil para calmar a la madre y crear un “ambiente familiar”, un vínculo entre los gatitos y la gata, especialmente importante durante esa etapa del desarrollo de los pequeños.
En gatos adultos, el ronroneo también es utilizado como método de conciliación para evitar enfrentamientos. En estos casos, este especial tipo de sonido, disminuye la posibilidad de que se desarrolle una refriega, apaciguando el ambiente.
Las gatas también pueden ronronear durante el cortejo del macho y la cópula. En estas situaciones, a través del ronroneo, se intenta reducir el estrés y una posible situación de disputa. Los gatos ronronean en casi cualquier situación, incluyendo durante el periodo anterior a la muerte, posiblemente asociado a un estado de euforia similar a la que aparece en seres humanos enfermos terminales.
Tanto las experiencias placenteras, como los momentos de estrés o ansiedad, pueden ir acompañados por el ronroneo del gato. Algunos investigadores atribuyen el ronroneo a cualquier sensación profunda, ya sea alegría, dolor, temor, etc. Algunas gatas en el momento del parto también emiten un ronroneo potente. Incluso hay estudios que postulan que el ronroneo podría tener un efecto curativo en gatos.

miércoles, 14 de junio de 2017

El gato común europeo


El gato común europeo es uno de los más habituales en los hogares. Sabemos muchas cosas sobre él: es una de las razas de gatos más inteligentes, son independientes y su carácter es ideal para convivir con seres humanos. Son además muy buenos cazadores, y si buscas una mascota cariñosa esta no te defraudará.

Particularidades del gato común europeo

Seguramente existen muchas cosas que desconoces del gato común europeo. ¿Sabías, por ejemplo, que muchos expertos apuntan a que desciende del gato montés africano Félix líbica y el gato de la jungla o Félix chaus? Del cruce de ambas razas y del gato montés europeo o Félix silvestri habría salido el gato Europeo actual. ¿Y que fueron los romanos los que extendieron esta raza por Europa?
Su pelaje es una de las particularidades que mejor los define: suave y corto, con una textura afelpada. Es un animal fuerte, lo cual se refleja en su sólido sistema inmune.

Gato común europeo de diferentes colores

El pelaje del gato común europeo es muy variado, ¿conoces todos los tipos que existen?
  • Bicolor: las combinaciones más habituales son blanco y anaranjado, y blanco y negro.
  • Tricolor: negro, blanco y naranja.
  • Monocolor: anaranjado, negro o blanco.
  • Atigrado, jaspeado, romano o tabby: tienen tres rayas oscuras en sus costados y en la línea dorsal. Tienen además una mancha en color naranja.

Los bakeneko japoneses



Los Bakeneko de la mitología japonesa, no llegaban al estatus de dios gato ni eran considerados como una deidad pero sí tenían poderes sobrenaturales. Su nombre podría traducirse por “gato fantasma” o “gato que cambia”. Podían volar, mutar de forma, lanzar bolas de fuego, caminar sobre dos patas como los humanos y algunos tenían incluso el poder de resucitar a los muertos. Eran auténticos gatos transformistas capaces de transformarse hasta en una persona.