viernes, 18 de septiembre de 2009

Leyendas del gato de los bosques de Noruega



Cuando hablamos de la raza conocida como Bosques de Noruega, hablamos de un gato totalmente natural. Estos gatos grnades, fuertes, musculosos y de pelo largo acompañaban a los vikingos en sus viajes, controlando la presencia de ratas en sus barcos. No es, por lo tanto, una raza obtenida por el hombre mediante cruces selectivos de otras razas.



Sus diversos colores tienen que ver con las distintas regiones de Noruega donde originalmente habitaban, ya que el pelaje los ayudaba a camuflarse.
Sus orígenes reales son inciertos. En cambio, se pueden rastrear sus orígenes míticos.



Desde la antigüedad estos gatos estuvieron ligados, en la mitología nórdica, a la diosa Freya, esposa de Odín. Freya conducía un carruaje que cruzaba el cielo a gran velocidad conducido por dos gatos: Bygul (abeja de oro) y Trjegul (árbol de ambar dorado). La mitología vikinga cuenta que fueron dos gatos de los Bosques de Noruega quienes vencieron al propio Thor, dios del trueno y la guerra de los vikingos, defendiendo a Freya, diosa de la fecundidad y la belleza. Thor, enamorado de Freya hasta la locura, intentó tomar el carro en brazos para llevársela y fueron esos gatos quienes impidieron a Thor que la raptara.
Estos son los antepasados míticos de los gatos de los Bosques de Noruega. Por esta antigua presencia en la tierra de los dioses, al servicio de esta diosa matriarcal, los gatos fueron bienvenidos en las granjas y grandes amigos de los hombres, desde siempre.



Otra leyenda cuenta que la reina de las hadas dio a elegir a sus compañeras algún ser que las protegiese y guiase y todas las hadas eligieron al Bosque de Noruega, que se convirtió así en el “gato elegido por la Hadas del bosque”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada